Mitos y Leyendas del municipio de Jinotega

La Peña de la Cruz

Se dice que hace muchos años había una gran peña encima de un cerro. Cierto día la peña se estaba cayendo y la gente empezó a temer. Buscaron un sacerdote para que la bendijera; el sacerdote puso una cruz de madera en la cima de la peña y toda la gente del pueblo decía que era un milagro, puesto que la peña no se movió más.

El Cadejo

Son una especie de perros guardianes; uno blanco y el otro negro. El blanco es bueno, camina detrás del caminante solitario para protegerlo por la noche de espíritus burlones. Sin embargo el cadejo negro es un espíritu malo que trata de matar a los caminantes nocturnos.




La Chancha, la Gallina con los Pollos y la Mona Mica

La leyenda de estos personajes cuenta de mujeres con manía de transformarse en estos animales. Las mujeres quedan convertidas en chanchas de gran tamaño, agresivas, se dedican a hostigar a las personas que son las causas de sus celos, rivalidades, enemistades y despechos.

Leyenda de la Chancha Bruja

Según se cuenta es una chancha con sus chanchitos, esta se lanza sobre los trasnochadores y no los deja pasar por el lugar, luego desaparecía después de haber retenido un buen rato y sacar huyendo a los asustados bohemios.

Mixtli “el Señor de las Nubes”

Esta leyenda cuenta sobre un joven que vivía pensando cómo eran los dioses incluso pensaba que podía llegar a ser uno de ellos, por eso todo el tiempo estaba observando las nubes que venían del norte cuando envejeció los dioses le castigaron convirtiéndolo en un enorme gigante de piedra con forma de montaña que eternamente vigila las nubes bienhechoras de Jinotega.

Los Compadres

Es la historia de dos compadres que venían hacia a Jinotega, venían ebrios, uno de ellos venían acompañado por su esposa la cual traía un niño tierno, ellos venían discutiendo porque querían cargar al niño, uno de ellos lo tomó en sus brazos y se cayó y mató al niño. El otro al ver a su hijo muerto se agarró a machetazos con su compadre hasta que se dieron muerte. Como castigo divino y por su grado de compadre no podían entrar a sus almas al cielo y se quedaron penando en la tierra.

El muerto sin Cabeza

Según esta leyenda el muerto sin cabeza, solía aparecer en noches claras de luna llena, el espanto era un burro negro guiado por un perro negro que cargaba en su lomo a un hombre sin cabeza, se veía claramente el movimiento de sus brazos y el corte de su cabeza en el cuello ensangrentado, se dice que cruzaba desde esta ciudad pasando por el barrio San Antonio, las Trincheras, las Villas, hasta llegar a Venecia y viceversa.

Esta entrada fue publicada en Cuentos y Leyendas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *