MITOS Y LEYENDAS DE LA SEMANA SANTA

Además de recordar la Pasión de Cristo, la Semana Santa trae consigo mitos y leyendas; esa parte religiosa con un fuerte arraigo en la mente de las personas le da el toque masayense a esta  celebración universal.  Por ello compartimos mitos y costumbres, que son parte del patrimonio intangible, transmitidos oralmente de generación en generación.

VIERNES SANTO EN TOTAL RESGUARDO

La leyenda de que aquellas personas que se bañaban en los ríos o en el mar durante el  Viernes Santo, podrían convertirse en sirenas o peces, o bien les podían salir escamas por hacer eso en un día tan especial, cuando Jesús estaba enterrado.




El inicio de la Cuaresma, es el miércoles de ceniza”, cuarenta días antes de Semana Santa, los feligreses además de asistir a la imposición de la cruz de ceniza, desgustaban la tradicional sopa de queso.

Hasta hace algunas décadas, las familias comenzaban a cocinar y preparar tamales pisques y dulces, especialmente del jueves de Dolores al Domingo de Ramos para que no faltara durante los días santos, pues no se podía comer carne “Jesús  está enterrado y por eso no se puede hacer eso”.

El Viernes Santo y Sábado de Gloria no se podía ni bañar, ni hacer bulla, ni correr, ni patear duro el suelo, ni brincar, ni saltar, de un lado a otro, ni cocinar, ni cortar leña.  En Monimbo, desde el miércoles santo al mediodía se deja de trabajar.

Los abuelos a sus nietos les advertían que no corrieran,  porque podía abrirse la tierra y los podía tragar; también que las señoras en la cocina no podía picar con el cuchillo, ni lavar ropa, porque se decía que estaban desangrando o lavando al Señor.

El Viernes Santo el grito de las abuelas era ¡Con vos cantare Gloria¡ cuando alguno de sus nietos hacia alguna travesura y ese día no recibían ningún castigo, porque hasta “fajear” a los chavalos era inapropiado y podía traer alguna desgracia a quien así lo hiciera.  Pero al día siguiente, el Sábado de Gloria entonces si las cuentas pendientes con los chavalos se podía saldar.

Algunas personas dicen que el Viernes Santo no comerá carne roja, solo pescado, que no irán a ninguna parte que no sea la iglesia a orar y reflexionar sobre el Sacrificio de Jesús en la Cruz y su Resurrección al Tercer Día.

Pero lo que nos quiere decir Jesús, de no comer carne significa que en estas fechas debemos dejar todo odio, envidia, división entre las familias, egoísmo, violencia, mal carácter y todo lo que no agrada a nuestro Señor Jesucristo para permanecer con EL y hacer un compromiso de cambio y transformación en Dios.

Entre las tradiciones de los días Santo, esta no barrer en días de resguardar  lo sagrado.  Pero si se elabora la gastronomía, de arroz con Gaspar y almíbar.

Esta forma sencilla, mítica basada en el temor, la Fe de nuestros abuelos era alimentada por la tradición religiosa proveniente desde las propias raíces coloniales.  Aún se conservan muchas de estas tradiciones ancestrales, sin embargo no todas son tomadas con la misma importancia por la desvalorización de esta práctica tradicional.

Esta entrada fue publicada en Cuentos y Leyendas, Folklore y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *