El emprendedor gremio de hojalateros de Nandasmo

El departamento de Masaya conserva una gran diversidad de artes y oficios tradicionales.  Algunos han vivido momentos de auténtico auge.  Uno de los oficios artesanales es la hojalatería.  En el municipio de Nandasmo existen unos 45 artesanos que con ingenio y creatividad han logrado mantenerlo y recientemente imprimirle nueva vitalidad.

La alcaldía municipal de Nandasmo en conjunto con la Asociación de Municipios del departamento de Masaya a través del Programa Patrimonio para el Desarrollo ha impulsado la organización del colectivo de hojalateros de Nandasmo “Santiago Mena”, en distinción a quien llevo y transmitió el quehacer a principios de la década de los 70.

Cuenta Daniel López Galán, miembro del colectivo, la iniciativa se sustenta en la necesidad de resurgir y buscar alternativas para que el oficio, reconocido por su valor patrimonial y como fuente real de trabajo e ingresos económicos a las familias.

Explica que en el proceso de formación y consolidación del gremio de formación y consolidación del gremio han tenido que lidiar con dificultades, pues no todos los hojalateros del municipio forman parte de la experiencia pero que las puertas están abiertas para todos los que quieran participar de la misma.

Durante la experiencia en el proceso, “hemos aprendido que juntos podemos salir adelante, hemos participado en varias ferias, estas invitaciones nos han abierto la mentalidad para innovar y presentar nuevos productos, hemos avanzado, ya tenemos nuestras tarjetas de presentación, a través de la unidad nos hemos planteado cosas ambiciosas, explica, por su parte, Andrés López Galán.

El arte de la hojalata ha sido transmitido a tres generaciones entre las familias que ejercen el oficio, es así que el gremio se ha fijado los objetivos de sacar a flote el oficio, conformar una cooperativa, mejorar la calidad de los objetos que fabrican y crecer como gremio.

Lo que han conseguido estos artesanos es toda una historia de superación constante, de altibajos y de éxitos, pero fundamentalmente es la historia de un grupo de artesanos que han asumido un desafío hacia el futuro de este oficio tradicional y familiar en Nandasmo.

(Tomado del Boletín La Carreta, año 9 No. 3)

Esta entrada fue publicada en Nuestra Gente y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.