CAMILO ZAPATA, el creador del son nica.

Camilo ZapataA mediados de 1930, Camilo Zapata comienza a tocar guitarra. Su maestra, doña Isabel Montealegre, le había enseñado a ejecutar con propiedad el instrumento que le daría vida a sus canciones.

Camilo practicaba la guitarra bajo un árbol de chilamate, aprendió a tocarla desde niño y su hermano Benjamín Zapata del grupo teatral “Alma Lírica” lo encamina en su imaginación para componer canciones regionales y personajes de la vida campestre y cotidiana.

Es a finales de 1930 que Camilo Zapata crea “El Caballito Chontaleño”, como quien preveé un viaje largo e inaugural en su insolente memoria, el aire nicaraguano o México -nicaraguense, en la que había de galopar el Son Nica con trotes que se acrecientan hasta nuestros días bajo el cielo de las dimensiones más dulces en la historia musical del país.

Su madre, doña Amalia Zuñiga Urtecho, descubrió la musicalidad de Camilo cuando le enseñaba las primeras letras regalándole su primera guitarra y cuando le trajo a casa un bitrola en la que “habría un hombrecito adentro que cantaba”.

Su mamá interesada en que Camilo aprendiera, le compró una britrola, marca “Victor”, y aún con vida recuerda: “en mi infancia le pregunté a mi tía Camila como hacía esa cosa para que cantara y ella respondió, -adentro hay un hombrecito que canta”.

Camilo Zapata, es un hombre inmenso a la medida de la Patria y canta dentro de nosotros a partir de sus famosas participaciones en la radio “Rubén Darío”, propiedad de Juan Manuel Escobar, quien acoge a Camilo como canta-autor del momento. Desde entonces recibe cartas de felicitaciones desde Costa Rica y Honduras.

A finales de 1933, Tomás Aburto lo convence a trabajar con él en topografía. El trabajo le permite descubrir la tierra y la vida del campesino, inspirándole nuevas composiciones como la “Minga Rosa Pineda” y “El Nandaimeño”. Después vendían nuevas canciones en su contacto con la tierra como “El Ganado Colorado” y “El Arriero”.

En Masaya, poco tiempo después fundó el Ballet Folklórico “Camilo Zapata” para los que crea con coreografías propias “El Solar de Monimbó”, “El Marimbero”, “Juana la Chinandegana” y “Flor de mi Colina”, entre otras.

Uno de sus alumnos, el maestro coreógrafo Alejandro Cuadra, fundador del grupo “Macehualtt”, fue el único que aseguró en su propio cuerpo danzario su integridad y la fuerza de la tradición.

Camilo Zapata será la tercera personalidad del país que reciba el Premio Nacional de Humanidades. El premio es entregado a las personalidades que han aportado a las artes y las ciencias del espíritu.


Esta entrada fue publicada en Folklore, Música y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.