LAS HIERBAS

Las HierbasDesde China nos llega la tradición más antigua: el uso de las hierbas; ya que las han utilizado por varios siglos.

En el pasado las hierbas eran un aspecto de la vida, su uso era parte del diario vivir, casi tan aceptado como el acto de respirar y el acto de comer. Las hierbas son todas las plantas pequeñas de tallo tierno, entre ellas está la muy conocida y popular hierbabuena, otras como hierba cabrina, que sus hojas son diuréticas y sirven para aliviar el dolor de muelas; hierba callera, para ablandar los callos; hierba de cuajo, que sirve para cuajar la leche; la hierba de Santa Catalina, con sus flores y hojas sirve para teñir de amarillo; hierba de pollo, que se uso contra el empacho de los niños; hierba jabonera; hierba lobriguera; hierba meona; hierba Lumbre; hierba pulguera; hierba salvia; la talminilla y otras. También las hay muy nutritivas como el hinojo o fruto de hinojo: es una planta aromática que contiene de 2 a 6% de aceite volátiles y es alto en calcio y potasio. Otros componentes son: flavonoides, proteínas, azucares, vitaminas y minerales.

En un texto médico italiano del siglo X leímos: “¿Porqué debería morir un hombre cuando puede ir a su jardín de salvia?”. Nuestros ancestros creían que la salvia tenía alguna relación con la inmortalidad, o por lo menos con la longevidad. La gente de la antigüedad comprendió que existía una conexión entre nutrición apropiada y salud óptima. Nadie puede dudar que nuestra raza indígena, desde tiempos muy remotos, usaban la medicina vegetal como: hierbas, raíces, semillas y hojas. Estas suplen al organismo de los elementos esenciales para una salud y nutrición esenciales. Algunos consideran que el uso de las hierbas es algo del pasado, pero, pese a la tecnología moderna, esta práctica medicinal está arraigada en nuestra cultura, conocida actualmente como medicina naturalista.


Esta entrada fue publicada en Medicina Natural y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.