VICTOR M. LEIVA

Victor M Leiva“Arquitecto de la música popular nicaragüense, en sus melodías expresa la alegría del nica y la belleza de las mujeres”.

Víctor M. Leiva, el pionero del son nica, nació en la pedregosa calle Colón de esta Capital, el 25 de junio de 1916. Hijo del comerciante maderero Carlos Leiva Orozco, es el primer hijo de nueve que tuvo su madre Doña Carmenza Vásquez.

En 1932, a los escasos 15 años inicia su dilatada e inmortal carrera artística. “El Caballo Cimarrón” es el tema que da a conocer su vigoroso espíritu de compositor, interpretado por el trío “Los Pinoleros”, compuesto en ese entonces por Julio Castillo, José Robleto y Justo Santos.

A los 18 años, en 1932, contrae matrimonio con su primera esposa, Salina González, con la que procrea tres hijos. Nuevamente el amor le toca y contrae matrimonio en 1968 con la jovencita, fiel y ayudante Rosario del Carmen Ramírez, con la que tiene tres hijos, Carlos Alberto, Víctor Manuel y Fátima del Rosario. Fuera de matrimonio procrea siete hijos con María Martínez Méndez.

En 1948 hace su primera grabación profesional en el estudio de Juan María Navas, que estaba ubicada en la Plaza de la República. Asegura don Víctor que a sus 63 años de vida artística ha grabado 8 LP y aproximadamente 300 temas con el respaldo de destacados grupos musicales y solistas nicaragüenses y extranjeros, entre ellos: el trío Los Pinoleros, Guillermo Domínguez y su Champú Musical, Raúl Traña y los Platillos Voladores, los Rítmicos de Radio Mundial, entre otros, el grupo juvenil de Abraham Sánchez, la Orquesta de Max Blanco, el trío Los Emperadores, el grupo musical de Chaván Zarate, el trío Xolotlán, el grupo de Charlie Row, el mariachi Solingalpa, los solistas de El Terraza. Entre los intérpretes nacionales se encuentran: Leonel Zuñiga, Cesar Andrade, Adilia Méndez, Irma Alvarez, Guillermo Domínguez, Luis Mendez, Rony Porras, Abraham Loásiga, entre otros.

“A mí me hubiera gustado que me cantaran mis temas Elio Roca y Marco Antonio Muñiz, el primero era mi amigo y conversamos sobre el asunto, pero luego se fue para Estados Unidos y no lo pude localizar. A Marco Antonio Muñiz lo conocí a través de Luis Méndez, con éste no pude grabar, cuando él me pidió mis temas ya los había comprometido con Luis Méndez.

Recuerda don Víctor que los discos que mas venta le produjeron fueron “Centroamérica” y “La Bailarina”, el tema que sigue siendo su orgullo y que más respeta y le gusta es “Miriam”, interpretado por Luis Méndez, al grado que este tema no ha querido entregarlo a grupos musicales y solistas de renombre internacional que le han solicitado su autorización para regrabarlo. “Me lo echan a perder”, dice con satisfacción el pionero, cuando aún se encontraba con vida.

“Miriam”, hoy por hoy, es el mejor bolero romántico producido en Nicaragua, respetando desde luego, “Sinceridad”, de Gastón Pérez expresó. “Yo componía en una finca, en barrios, en mi casa de día, noche y madrugada, a toda hora, pero más de noche. Yo levantaba a mi mujer y a mis hijos para que me escucharan y al día siguiente les preguntaba si se me había olvidado algo”.

De todos los homenajes y reconocimientos que le hicieron en vida, don Víctor siempre recordaba el que le hizo el Presidente de Nicaragua, Doctor René Schick. Ahí participaron en un desfile gigante la Banda de Guerra de la Guardia, de la Policía, los Bomberos, Los Boys Scout y Alrededor de quince colegios de Managua. A este homenaje que le hicieron en el Estadio Nacional se sumaron varios aviones de la Fuerza Aérea quienes dejaban caer flores. ¡Eso fue grandioso!, señalo con mucho júbilo en la entrevista que le hizo la Revista Tata Chombo, años antes de su partida.

Este prodigioso hombre también grabó para RCA, VICTOR de México, En Nueva York, EEUU le ofrecieron grabar un LP y terminó grabando cuatro. En este país fue tanto el impacto de su llegada que en una entrevista que concedió se instalaron micrófonos y transmitió para toda América Latina. En Hollywood estuve con Luis Méndez participando en un certamen latinoamericano de folklore y mi tema El Toro Waco, son típico que compuso en Masaya, ganó el segundo lugar.

“Tata Chombo” entre sus creaciones. Era muy católico, visitaba con frecuencia las iglesias y era admirador de esta imagen venerada. “Eso lo motivó a componer para “Tata Chombo”, el Doctor que cura sin medicina, así lo dice en su canción.

Víctor M. Leiva es hoy y para siempre una inolvidable joya que tiene que ser guardado en el Museo del Corazón de cada Nicaragüense y fundamentalmente, la juventud debe guardar este gran valor.


Esta entrada fue publicada en Folklore, Música y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.