Historia de la Marimba

Marimba1De acuerdo al folklorólogo nicaragüense, Francisco Pérez Estrada, el origen de la marimba es africano, traída del Congo hace 200 años, por los negros esclavos quienes encontraron en nuestras tierras los elementos naturales para su elaboración.

En la zona tropical encontraron la madera preciosa para construir este singular instrumento.

La marimba ha sufrido transformaciones en México, Guatemala, El Salvador y Costa Rica. En Honduras no hay marimba y Nicaragua es el único país que ha conservado su propia versión original. En Chiapas, México, la marimba lleva las escalas cromáticas y es la más famosa por su extraordinario sonido.

La marimba lleva también el signo del mestizaje. En Nicaragua va indisolublemente unida a la guitarra y la guitarrilla, que tiene 4 cuerdas y acompaña a la guitarra en los sonidos agudos, en cambio la guitarra refuerza los bajos.

Nuestro piano indígena es diatónico. No tiene las teclas negras del piano, lo que hace más difícil su manejo. Tiene un registro de 3/8 solamente con 7 notas. Sus 22 teclas están elaboradas de ñampar o caoba, de consistencia fuerte o cilíndrica. Sus teclas van unidas entre sí al igual que sus 22 calabazas. La gran mayoría de marimbas que se encuentra en Nicaragua están hechas de la madera conocida como Coyote, ya que sus dueños o fabricantes las elaboran de acuerdo a la madera que se ajuste al sonido. Las calabazas son 2 y 3 y medio de grueso, enjuncadas. Anteriormente se le llamaba calabaza o tubo, ahora los marimberos la llaman caja de resonancia debido a que es la parte de la marimba que da el sonido y las vibraciones.


La calabaza está formada por un tubo que provoca el eco, y las samullas que provocan las vibraciones, éstas son unos hoyitos hechos con cera de abeja.

Actualmente la samulla va envuelta con la telilla de los intestinos del cerdo, antes utilizaban la telilla del ganado vacuno.

El bejuco que se utiliza para amarrar las teclas es un cepillo del palo denominado “peine de mico” o “cucharilla”. Los bolillos son hechos de una planta silvestre llamada “papa miel”. Estas tienen que ser varillas sólidas, finas y de fácil movimiento.

El tejido que envuelve o pega las teclas era de una especie de fibra denominada “tela de araña”, ahora se utiliza el hule.

Los folkloristas de nuestro país consideran a los marimberos como unos genios, “porque no es cualquiera el que interpreta o toca este original instrumento; tienen un dominio extraordinario de los sonidos sin confundir ninguna tecla. En la elaboración de las mismas son unos excelentes artesanos”, dijo Irene López, una de las mejores exponentes de nuestro folklore, coreógrafa y Directora del Centro Popol Vuh.


Esta entrada fue publicada en Folklore, Música y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.